Variabilidad de las tem´peraturas y precipitaciones

Durante el periodo comprendido entre el 15 de junio y el 15 de agosto de 2020, se registraron precipitaciones intensas al comienzo del periodo, pero al finalizar, fueron escasas.

Las temperaturas fueron dispares, al comienzo del periodo los días fueron fríos, registrándose heladas en todo el territorio, en la segundad mitad se registraron dos veranillos y se alternaron días con temperaturas agradables y frías.

 

Mejoró la disponibilidad de agua

Luego de las precipitaciones, las agudas naturales y artificiales (tajamares) se fueron recuperando paulatinamente. Durante la época invernal la demanda de agua de los animales desciende, habiendo una menor demanda para las aguadas. No se espera que los animales tengan problemas de abrevadero durante los próximos días.

 

Poco pasto en general, excepto el litoral norte

Como consecuencia del déficit hídrico del verano y otoño y el crecimiento casi nulo de las pasturas en invierno, el forraje disponible en los campos naturales, es mínimo en la mayoría del territorio, excepto en la zona litoral norte, donde hay predios con alturas de pasto aceptables. Luego de los veranillos se observan los campos reverdeciendo pero sin la posibilidad de acumular volumen de forraje.

Los mejoramientos de campo, fundamentalmente de Lotus Rincón, aportan algo de forraje aunque no como otros años.

El aporte de las praderas ya instaladas, en general ha sido menor al esperado y estuvo potenciado por los veranillos. Hubo un mayor aporte de estas pasturas como ocurrió con las pasturas naturales, en la zona litoral norte.

Respecto a los verdeos, aquellos sembrados temprano ofrecieron  pastoreos y tuvieron una buena producción. En la región del basalto la respuesta de estos cultivos no fue tan aprovechada en tanto el piso era malo, ya que las precipitaciones fueron mayores.

 

Bajos estados en la condición corporal de los rodeos

El estado del rodeo de cría en general es regular, se observa una disminución en la condición corporal de los animales como consecuencia de la baja disponibilidad de forraje, esta situación es más evidente al sur del Río Negro, incluso en predios donde se toman las medidas de manejo correctivas a tiempo. Al norte la situación es distinta y los animales que componen el rodeo tienen estados de aceptables a buenos, siempre teniendo en cuenta las excepciones.

Las recrías son la categoría que menos problemas ha tenido, fundamentalmente aquellas a las que se suplementan en el primer invierno o se les ofrecen pasturas mejoradas.

Los animales que se invernan a pasturas sembradas, han tenido ganancias de peso regulares. Hubo un retraso en la terminación de estos animales, pero se espera que haya oferta acumulada en la primavera.

 

 

Descargar Informe completo