Bajas precipitaciones en general y normales en el Litoral Norte

Durante el periodo comprendido entre el 15 de abril y el 15 de junio de 2020, el nivel de precipitaciones fue bajo hasta mediados de mayo, cuando aumentaron en frecuencia y volumen.

Las temperaturas fueron superiores a los valores habituales para la época al comienzo del periodo,  las heladas agrometeorológicas fueron pocas y tardías.

 

Mejoró la disponibilidad de agua

La disponibilidad de agua de abrevadero para los animales durante los dos últimos meses fue insuficiente, fundamentalmente en la zona Este y Noreste. Luego de las lluvias, los niveles aumentaron pero todavía no llegan al óptimo, tampoco en la zona Litoral Sur.

 

Poco pasto para el invierno

Como consecuencia del déficit hídrico de verano y otoño, la disponibilidad de forraje es escasa. Al comienzo de este periodo los campos naturales no acumularon el forraje esperado para esta época del año, sumado a que las condiciones climáticas no fueron las ideales, el crecimiento del campo natural no alcanzó para recuperar volumen. Se estima que durante el invierno, la disponibilidad de pasto será una limitante. La excepción ocurre en la región Litoral Norte donde es alto el volumen y la calidad del forraje.

Los mejoramientos de campo han rebrotado, siendo favorecidos por la baja competencia de las pasturas naturales, pero sin ofrecer el forraje deseado.

El aporte de las praderas ya instaladas, en general ha sido menor al esperado. En la zona Este, algunas praderas se perdieron y las que persisten, ofrecen poco forraje para la época. En el Litoral Centro se han recuperado, aunque comenzaron a producir forraje más tarde. En el Litoral Norte el aporte de estas pasturas ha sido alto.

Respecto a los verdeos, aquellos sembrados temprano ofrecieron  pastoreos y los sembrados más tarde, sobre fines de marzo, han tenido dificultad para su instalación y por ende, para ser pastoreados.

 

Disminución en la condición del rodeo y bajas preñeces

El estado del rodeo de cría ha ido decreciendo e ingresan al invierno con una condición preocupante, fundamentalmente en aquellas zonas donde hubo y hay escasez de forraje. Los vientres en general, pero principalmente las vacas destetadas tarde, tienen mal estado y se deberán realizar acciones para mejorar su condición y que lleguen al parto en un estado adecuada.

Los porcentajes de preñez, si bien son variables de acuerdo a la zona, se estima que no serán los esperados, en el Este por ejemplo disminuyeron entre 20 o 40%. En varios predios pequeños, que además tuvieron problemas de forraje, hubo problemas de comercialización, lo que retrasó el destete y en consecuencia la disminución de requerimientos en el sistema, afectando el estado de los animales y los porcentajes de preñez.

Los pesos de los terneros al destete fueron inferiores a los del año anterior.

La excepción respecto al estado de las pasturas, la condición de los animales, los porcentajes de preñez y pesos de terneros al destete, se encuentra en la zona Litoral Norte. Allí, hay pasto, los animales tienen buen estado, los terneros tuvieron buen peso y los porcentajes de preñez varían entre 75 y 95%.

Los animales que se invernan a pasturas sembradas, han tenido ganancias de peso regulares. Es escasa y lenta la oferta de ganado gordo.

 

 

Descargar Informe completo