Mejor clima

Durante el periodo comprendido entre el 15 de abril y el 15 de junio de 2021, se constató un régimen de precipitaciones que favoreció el crecimiento del pasto y recuperación de los animales previo al invierno. Al comienzo del periodo las lluvias fueron escasas, pero al finalizar aumentó la frecuencia y volumen de las precipitaciones.

Las aguadas naturales y artificiales (tajamares) tienen suficiente agua para abrevadero, incluso debido a las últimas precipitaciones se registraron desbordes de cauces naturales. Todavía no se han completado las represas destinadas para riego.

 

Más pasto

Luego de una prolongada sequía, el crecimiento de las pasturas naturales de otoño fue superior al promedio histórico, y su calidad mejoró conforme mejoró el clima. Esta situación, comenzó a cambiar bajando su disponibilidad nuevamente ante las bajas temperaturas de esta época.

Los mejoramientos extensivos presentan muy buenos niveles de resiembra y comienzan a aportar forraje de buena calidad. Se destaca el desempeño del Lotus El Rincón.

El aporte de forraje de las praderas convencionales ha sido bueno en términos generales. En lugares puntuales se han realizado reservas forrajeras pensando en el invierno y aprovechando el exceso de volumen de estas pasturas.

Los verdeos de invierno han tenido una buena respuesta, fundamentalmente los cultivos de avena que han ofrecido más de un pastoreo. En el caso del raigrás, su comportamiento es más errático, sin haber acumulado demasiado volumen de forraje y aquellos sembrados tarde, todavía por entregar su primer pastoreo.

 

Mejoraron el estado de los animales 

El estado del rodeo de cría en general ha mejorado como consecuencia de la mejoría de las condiciones climáticas y por ende de la respuesta de las pasturas. La condición corporal de los bovinos, en general es buena y muy buena, guardando directa relación con la disponibilidad de forraje a lo largo del otoño. En aquellos lugares donde el déficit hídrico fue marcado en verano y en los predios que no se tomaron medidas de manejo a tiempo, la condición corporal de los vacunos es menor a 4. También en estas zonas y predios, los primeros resultados de diagnósticos de preñez son consecuentes. Sobre los índices de preñez, de acuerdo a comentarios de productores y profesionales queda claro que al norte del Río Negro los resultados seguramente sean mejores que al sur, zona donde la sequía fue más intensa.

El estado de la recría varía de acuerdo al contexto ya mencionado, en aquellas zonas donde el déficit hídrico fue importante, los productores mencionan menores pesos y alta dispersión de los mismos.

En los sistemas de invernadas, se han logrado buenas ganancias individuales y se capitalizan muy buenos precios de venta de los animales terminados.

  

 

Descargar Informe completo