3212 reproducciones

Por el Ing. Agr. Santiago Lombardo


 


Situación actual


En este período, la situación climática en el centro-sur, sobre todo las temperaturas y lluvias, ha favorecido el crecimiento de pasturas. Entre noviembre y febrero las pasturas crecieron entre 30 y 35 % más que el promedio histórico para la misma época, con la consideración además, que mantuvieron en gran medida su calidad. Estos crecimientos extraordinarios hicieron que el pasto excediera la capacidad de consumo de los animales, propiciando la elaboración de reservas, cuando el clima lo hizo posible. Durante los meses de febrero y marzo el clima permitió realizar cortes y elaboración de reservas, principalmente de silopacks.


 


Favorecer el macollaje


Con respecto a las praderas con Festuca, debemos recordar que  marzo y abril es la mejor época para el macollaje, de manera que se reponga el stand de plantas y lograr mayor cobertura. Para que esto ocurra, es preciso favorecer el ingreso de luz al tapiz, por lo que es necesario remover restos secos y disminuir el volumen del forraje acumulado, a través de pastoreos intensos, o cortes y enfardado. También es conveniente realizar refertilizaciones, pero recordando que en las praderas que contienen leguminosas y los análisis de suelo muestran valores de entre 18 y 20 ppm de Fósforo, no se espera una gran respuesta al agregado de este nutriente.


 


El manejo debe enfocarse en pastoreos eficientes


Debemos recordar que las praderas por debajo de 5 cm y por encima de 30 cm crecen lento, por lo tanto, cuanto mayor sea el tiempo que estén en esos valores, se verá afectada su productividad total. Por este motivo se deben ajustar los pastoreos para hacer utilizaciones instantáneas del orden del 60 % del pasto disponible, asegurando ingresos a la pastura con una disponibilidad mínima de 18 - 20 cm, dejando un remanente de buena calidad, en torno a los 6 cm de altura. De este modo se cosechará mucho pasto de una pradera que va a producir mucho forraje.


También debemos recordar que  es un momento óptimo para  planificar los pastoreos, quedan 30 ó 40 días (Mayo) para que las tasas de crecimiento de las pasturas disminuyan a la mitad, lo que tendrá como efecto que la capacidad de carga de las pasturas disminuya de igual forma, o lo que es lo mismo, demorarán el doble de tiempo para que puedan pastorearse nuevamente.