Introducción

El predio de los Hnos. Morales, se ubica en el km 358 de la Ruta 3  en la zona de Cangué, departamento de Paysandú.

La explotación está integrada por 3 fracciones de campo separadas por poca distancia entre una y otra. La empresa maneja diferentes tipos de sistemas integrados, en una fracción tienen un tambo, ganadería con cría y recría con agricultura en medianería en otra, y recría e invernada con agricultura de grano en medianería y agricultura forrajera (grano de avena) en la última.

 

El rubro productivo principal es la lechería en una de las fracciones,  del tambo se trasladan los terneros/as luego de descalostrados para que se recríen en otra fracción llamada “El Rabón”. Las hembras Holando son recriadas hasta los 3 meses, pasando luego a la Chacra en la zona El Porvenir, donde se recrían especialmente para el tambo. Próximo al año, los novillitos pasan a la fracción de Cangué donde se terminan de engordar con dos años o poco más de dos.

 

Tipo de Tenencia

 

 

 

Croquis, El Rabón

 

 

 

 

 

 

El Cangué

 

 

Uso del Suelo

En la fracción donde se realiza la cría y recría es de 320 ha, donde también se plantan 129 ha de soja en medianería y en invierno parte de esta área es sembrada con avena para semilla, también se maneja un rodeo de vacas de cría Hereford para producir terneros que se recrían junto a los Holando.

 

 

 

En la fracción de cría y recría el 37% del área ganadera está mejorada. El resto de la superficie es campo natural en zonas de monte y bañados.

En la fracción de Cangué, donde se realiza la recría e invernada el área mejorada es de un 85%.

 

 

Además de las forrajeras descriptas, son utilizados para la cría y recría, ración de destete precoz, silos de sorgo, fardos de alfalfa y fardos de cola de cosecha de avena y cebada. Por lo que hay que considerar que en determinados momentos hay zonas cerradas para acumular reservas.

 

 

 

 

 

 

Manejo Animal


Destete

Los terneros machos y hembras del rodeo Holando del tambo, que nacen en primavera y otoño luego de descalostrados son llevados al Rabón para recría atados a la guachera con sustituto lácteo por 45 días. Luego siguen por un mes encerrados comiendo ración y fardos. Posteriormente luego que mejoren el estado y dependiendo de la pastura con que cuente se sueltan. Un  criterio manejado para soltarlos a campo es que coman 2 kg de ración y fardo. Mientras esto pasa con los machos, las hembras pasan a otro campo con otro tratamiento.

En total se manejan 300 terneros de los cuales 200 son del rodeo de cría Hereford.  Machos  y hembras se destetan cuando tienen entre 60 y 90 días, pesando entre 100 y 120 kg. Se destetan temprano porque las vacas bien alimentadas se vuelven lecheras y se ha observado que  han tenido problemas para preñarse.

 

 

Sanidad al destete

Se suministra Periguard, Clostrisan y Ricobendazole. Cada 50 días se dosifica  lombricida. Se suministra Ivermectina en doble dosis en el mes de junio. El criterio de aplicación es por experiencia. No se han hecho análisis coproparasitarios.

 


Reposición

Se compra teniendo en cuenta la oportunidad por precio bajo. Se compran entre 40 y 50 animales de raza Holando de tamaño pequeño, entre 150 y 200 kg.  No hay un momento determinado para realizar la compra pero cuando falta  el pasto es cuando aprovechan la oportunidad de obtener precios bajos.

 

 

Clasificación

Cada poco tiempo se clasifica el lote, sacando los más chicos para darle un tratamiento especial, pastoreándose en cultivos de avena. Cuando los cultivos de avena se pasan de altura, se utiliza todo el lote para hacer un “corte de limpieza”.

 


Fin de la recría

Los terneros nacidos en primavera, pasan a la fracción de terminación entre agosto y setiembre. Los nacidos en otoño pasan en la siguiente primavera-verano.

Se maneja una dotación que se regula de acuerdo a la velocidad con que se terminen los novillos de invernada.

 

 

Rodeo de cría

El rodeo de cría de vacas es de unas 280 vacas. Se logra de manera constante un porcentaje de preñez por encima del 80%.

Durante el invierno el rodeo de cría permanece en los campos de monte y se suplementan con fardos, las dotaciones en este caso son altas, aproximadamente de 2 a 3 vacas/ha. Posteriormente antes del parto en primavera, cuando parte de los terneros pasen a la fracción de invernada, las vacas se trasladan a las praderas para que paran.

Las vaquillonas se recrían sobre praderas y se suplementan con fardos. Se seleccionan y las más feas se engordan.

 

 

Objetivo

Los titulares reconocen que el tambo es el negocio que hoy deja más ganancia, pero prefieren hacer recrías hasta la invernada y no otro tambo. Prefiern mantener la diversificación antes que aumentar el tamaño de uno de los sistemas. Uno de los inconvenientes que observan es la falta de mano de obra especializada y todos los problemas que esto conlleva. Tienen larga experiencia en tambo y piensan que el trabajo es muy duro y sacrificado, por lo cual incluso han pensado en disminuir la participación del tambo en el sistema. Un dato importante, que colabora en mantener esta forma de trabajo es que para el macho de tambo descalostrado no hay mercado, siempre se vende  mal, por lo tanto recriarlo es un mejor negocio.