Ubicación

Este establecimiento se ubica en el paraje Sopas, departamento de Salto, a 120 km de la capital departamental, sobre la Ruta 31.

 

 

Descripción del predio

Comprende un área de 2.316 ha. sobre basalto, de las cuales el 67% son propias y el resto arrendado.

Está dividido en potreros grandes, de alambrados convencionales, y a su vez estos sub-divididos en potreros más pequeños.

 

Existe buena disponibilidad de aguadas, naturales y en algunas zonas provenientes de manantiales que son almacenadas en bebederos con boya.

 

La base alimenticia del predio es de campo natural, apoyado con suplementación estratégica en distintos momentos del año y a distintas categorías.

 

El manejo de las pasturas naturales, es de alta prioridad, así como los períodos de utilización y descanso de las mismas.

 

 

Superfície explotada

 

 

Caracterización de los Suelos

 

Grupo de suelos CONEAT

 

 

Entre el 50% y el 60% de los suelos son caracterizados como superficiales y de bajo índice de productividad, pero a su vez el resto es caracterizado como de alto índice productivo, comprendiendo zonas bajas, muy fértiles con pasturas invernales.

 

 

Uso del Suelo

 

 

Uso de suplemento

Se utiliza suplementación estratégica en las categorías que se espera más respuesta de acuerdo al momento. Se suplementan los terneros livianos  post-destete que se encuentren por debajo de 160 kg, durante el primer invierno. Para ello se utiliza ración balanceada, de destete al 16% de proteína.

 

También se suplementan las terneras que en la pesada de diciembre, de acuerdo a las pasturas del verano-otoño, se estime no puedan alcanzar el peso pretendido de 250 kg al mes de abril.

Además se suplementa con Afrechillo de Arroz a las vacas de primera cría  previo y al inicio del segundo entore.

 

 

Stock Animal

0,55 unidades ganaderas vacunas por hectárea.

 

0,30 unidades ganaderas ovinas por hectárea.

 

0,02 unidades ganaderas yeguarizos por hectárea.

La dotación total del establecimiento es de 0,87 UG/ha.

 

La dotación manejada que se estima adecuada a la entrada de invierno ronda las  0,75 UG/ha. La dotación que se maneja es 0,70 UG promedio en el año, con aumentos en la primavera-verano (tal como se ve ahora) y disminución en el invierno.

 

Teniendo en cuenta la selección racial, el rodeo vacuno parte de la raza Hereford y en los últimos años se ha venido cruzando con Red Angus.

En lanares la raza es merino fino.

 

Para realizar las tareas en el campo hay un encargado, dos peones, un casero  y contrata mano de obra para trabajos específicos.

La maquinaria disponible en el predio es un tractor e implementos básicos.

 

 

Sistema productivo

Se realiza pastoreo mixto de vacunos y lanares. Se pretende tener una carga ajustada a la capacidad del campo de aproximadamente 0,70 UG/ha.  Además se pretende mantener un total de 4.000 lanares y en base a esto y al sistema de vacunos propuesto, como es recría de machos hasta el año y medio, se calcula la cantidad de vacas que se pueden mantener en el rodeo.

 

Específicamente en vacunos, el sistema utilizado es el de la cría y recría de machos que se venden al segundo otoño, con pesos de entre 250 y 270 kg.

Además se venden vacas gordas que son descartadas por baja dentición o por defectos,  vacas  cola de parición y aquellas preñadas que sobren y no se desea que continúen en el rodeo.

 

En la medida que las vacas de invernada permanecen en el predio, se pueden producir 400 terneros. Actualmente se están haciendo manejos para sacar las vacas de invernada nuevas como preñadas para poder aumentar la cantidad de vientres pariendo dentro del predio. En este caso se aspira a llegar a producir 500 terneros.

 

En lanares se realiza cría con recría de capones hasta que den el segundo vellón, para luego venderlos. Para sostener este sistema y manteniendo la cantidad aproximada de 4.000 lanares, se tienen que encarnerar 1.700 ovejas. También se venden carneros y borregas seleccionadas.

 

Se maneja  una dotación lanar de  2 cabezas/ha.

 

El manejo de la carga del campo se realiza de acuerdo a criterios técnicos, considerando la cantidad y calidad forrajera de los potreros para cada momento productivo de las distintas categorías.

 

 

Manejo del rodeo

Los toros se compran en cabañas reconocidas. Se hace revisación y control veterinario de los mismos previo entore.

 

El periodo de enture se extiende desde  mediados de noviembre,  hasta fines de febrero.

 

La cantidad de animales en el rodeo de cría  al entore  puede variar de acuerdo al año y la reposición manejada.

 

El momento clave para la definición del mismo es el diagnóstico de gestación, por el cual se permite organizar y determinar, el número de vacas a  permanecer en el rodeo.

 

El objetivo que se busca es  mantener unas 550 vacas preñadas, con el propósito de destetar unos 500 terneros.

 

Otro punto considerado clave, es la de tratar de sacar todas las vacas de invernada y refugos,  antes del invierno.

 

Se hace manejo de la  condición corporal en forma permanente,  priorizando a los de más bajo estado, que se mantienen sobre campos con más disponibilidad de forraje ya que son reservados previamente.

 

Según el año, se ha llegado a realizar monitoreo de actividad ovárica del rodeo (primera cría y vacas en mal estado o dudosas), tratando de diferenciar  en que etapa del ciclo estral se encuentran los animales. Con  el propósito de incidir, a través de  manejos estratégicos en la concreción de celo.

Esta medida se ha correspondido con primavera-verano en que el rodeo no tiene una condición corporal adecuada o que las pasturas no tienen ni la cantidad ni calidad apropiada para la ocasión.

 

Se realiza destete temporario a todo el rodeo considerando el tiempo de nacido y tamaño de los terneros, esta operación se inicia por las vacas de primera cría.

 

Cuando van pariendo se separan por períodos de parto, para formar lotes parejos al nacimiento, considerado clave para los siguientes manejos.

 

Los terneros machos son castrados cuando son chicos.

 

El primer servicio se realiza con vaquillonas de 2 años. Estas se inseminan desde mediados de noviembre.

Se realiza inseminación a tiempo fijo y se repasa nuevamente con inseminación, y luego con toros.

 

La categoría de primera cría o segundo entore, es una de las categorías tratadas con más atención. Estos animales son parte Hereford y parte caretas que se manejan separados, como forma de alternar las razas de los toros.

 

Esta categoría se maneja sobre campos reservados, con buena disponibilidad de forraje, próximos a las instalaciones, donde a su vez se suplementa diariamente con Afrechillo de Arroz a razón de 2 kg/vaca durante un mes. Simultáneamente los terneros comen también.

 

El resto del rodeo se clasifica por el momento del parto y condición corporal. Una de las categorías que se maneja diferencialmente son las vacas de cola de parición que se identifican al momento del diagnóstico (otoño). Si las pasturas tienen un buen estado, se tratan bien, pero en la medida que las condiciones se compliquen, se sacrifican y se prioriza el resto. Se busca que lleguen al parto en un estado adecuado para que no tengan problemas. Si las condiciones son buenas y hay posibilidad de engordarlas, se hace, de lo contrario se entoran para venderlas preñadas antes del invierno.

 

El diagnóstico de gestación se realiza a fin de marzo e inicio de abril, 30 días después de retirados los toros y luego que  hayan sido destetados.

 

Otro de los resultados requeridos al diagnóstico es la identificación de la etapa de la preñez.  Esta información permite clasificar  los animales con preñez tardía, considerada categoría clave.  

Teniendo en cuenta que en algún momento, será vaca fallada, con destino a la venta.

 

El manejo para esta categoría, se  realiza considerando diferentes alternativas. Una puede ser  venderla preñada previo invierno y otra dejarla parir pero no entorarla nuevamente.

 

 

Recrías

El destete definitivo se realiza en marzo, momento en que se les enseña a comer ración.

 

Durante el otoño post-destete se pesan y se realiza una  primera clasificación.

Los terneros tanto machos como hembras, con peso por debajo de 160 kg, se suplementan con ración de 16% de proteína. Los terneros con pesos superiores a 160 kg se mantienen en campo natural reservado.

 

La segunda pesada se realiza cuando finaliza el invierno, pero la fundamental es en diciembre. Este momento es clave para el manejo de esta categoría que nuevamente se clasifica en lotes.

 

En ese momento del año y de la vida del animal, se puede proyectar las  probables ganancias de los animales en función del estado de los campos, y así manejarlos para que logren el objetivo individual de 250 kg de peso en abril.

 

Animales que en diciembre,  no superen determinado peso en función de las probables ganancias proyectadas hasta lograr los 250 kg, pueden ser suplementados durante el verano.  

 

Sobre que alimento utilizar, se evalúa de acuerdo a la calidad de las pastura. Si las pasturas están secas, se utilizan alimentos proteicos, en  caso de pasturas no tan secas, se utilizan alimentos concentrados pero balanceados.

 

 

Sanidad

A nivel de la sanidad, 20 días antes del destete  se administra la primera dosis contra queratoconjuntivitis y clostridiosis. Luego, en el destete se hace la segunda dosis y también un lombricida y saguaypicida. Las dosis futuras de lombricidas se deciden mediante los resultados de los análisis coprológicos. Se comenzará a implementar el seguimiento sanitario con lote techo y de manera estratégica para poder hacer un seguimiento más detallado de esta problemática, para lo cual se va a hacer lombritest en la generación nacida en este año. Además, este sistema requiere pesadas periódicas (cada 30 a 45 días), lo que favorece el seguimiento de las ganancias. Esto se piensa implementar tanto en machos como en hembras.

 

El segundo invierno, con buena atención sanitaria y campo adecuado, llegan al entore sin problema.

 

La recría de machos se maneja rotando potreros, sobre fracciones pequeñas con altas cargas instantáneas, en zonas de bajos de alta producción de pasto.

Esta categoría, es vendida en el segundo otoño de vida con pesos de entre 260-270 kg. Se busca aumentar el peso de venta de los novillos, explorando algunas medidas de manejo pero ajustando la rentabilidad del negocio. Para esto se tiene en cuenta las pérdidas de valor en el mercado por mayor peso de venta, suplementación de la cola para mejorar el promedio, ajuste sanitario, ajuste del pastoreo, suplementación invernal, etc.

 

Manejo Actual

Actualmente en diciembre de 2013, coincidiendo con la dosificación para saguaypé, se realiza el pesaje del lote.

El lote observado, es de animales que muestran buen aspecto, pero algo desparejas en peso y tamaño.

 

Actualmente las más livianas podrán ser eventualmente suplementadas en verano.