Antecedente

Este productor integra un grupo de productores, maneja registros productivos, económicos y técnicos.

 

Arrienda la totalidad de la superficie utilizada desde el año 1995.

 

Anteriormente sobre estas tierras se cultivaba papas en régimen de arrendamiento, posteriormente se va implementando un proyecto de desarrollo ganadero que termina en el actual esquema.

 

 

Descripción del predio

Este establecimiento se ubica en el paraje Batoví, 5ta Seccional del departamento de Tacuarembó.

 

La explotación actual es de 1050 ha, comprendido en una sola unidad.

 

El rubro principal es la ganadería vacuna y se crían lanares con destino consumo.

 

El sistema productivo es criador y se recrían los machos castrados y  toros.

 

Los productos de venta son los novillitos de sobreaño, vacas gorda y toros de la raza Brangus.

 

 

Recursos explotados

 

Superficie y tenencia 2013-2014


 

 

Caracterización de los Suelos


Porcentajes de Suelos CONEAT 

 

 

Uso del Suelo

 

El área de mejoramientos no está estabilizada y esta situación se estima necesaria para el desarrollo del sistema.

 

 

Uso de Suplemento

Este productor utiliza suplementos para las recrías. Cuando se destetan se suministra ración al 16% de proteína, y luego se sustituye con Afrechillo de Arroz, durante 4 meses a razón de 1kg/animal/día, a los 300 terneros. Se le suministra   ración para la preparación de los toros que salen a la venta, se ofrecen unas 5 toneladas.

 

 

Stock Animal

 

La dotación promedio de este establecimiento a la entrada del invierno es de 1.06 UG/ ha.

Teniendo en cuenta las razas utilizadas en el predio, en vacunos se utiliza Brangus.

 

En el predio trabajan un encargado, un peón, se contrata tractorista, cocinera.

Para la labor en el campo se cuenta con un tractor y sus implementos.

 

 

Sistema productivo

Se realiza cría vacuna, con recría hasta la venta de novillitos al otoño. Se venden las vacas gordas al otoño y primavera. Además se venden toros durante la zafra.

 

 

Manejo de los rodeos

Para entorar las vacas cruzas se utilizan toros de la propia cabaña. Para el repaso de inseminación sobre animales definidos dentro de la raza, se compra cada toros destacados de la raza Brangus.

 

El periodo de entore comienza con las vaquillonas el 15 de enero. Se concentran los celos y se insemina 2 veces, volviéndose a inseminar a los 20 días, luego se repasa con toros hasta el 30 de abril.

En el caso del rodeo adulto, el entore se extiende desde el 1 de febrero hasta el 30 de abril.

 

El número de vacas del rodeo de cría que se entora varía entre 400 y 420.

 

Se diferencian las categorías, manejando las vacas de primera cría separadas para priorizar su atención y alimentación sobre potreros con alta disponibilidad de forraje.

 

El primer entore se realiza con las vaquillonas de 2 años, que pesan 300 kg al servicio. Esta categoría se compone de aproximadamente 150 vaquillonas. Se  insemina 2 ciclos,  concentrando celos. Preñando aproximadamente el 80 % dado por la concentración de partos.

 

Al término del período, de la categoría de primer entore se termina preñando un alto porcentaje, que en general es mayor al 92%.

 

Las vacas de segundo entore se manejan sobre campo con alta disponibilidad de forraje. Esta categoría es la que tiene mayores porcentajes de fallas, registrando porcentajes de preñez de entre 70% y 75%. Este año, se las va a manejar sobre pasto italiano, haciendo un Flushing. También se hará monitoreo de actividad ovárica para manejar el rodeo en base a datos del ciclo reproductivo.

 

El rodeo adulto se maneja por estado corporal y se tiene en cuenta la dotación que resisten los potreros.

 

Las vacas de refugo se seleccionan por tipo racial, las cuales se invernan y las  vacas viejas que se mantienen dentro del standard de la raza Brangus, siguen en el rodeo mientras mantengan estado y se vuelvan a preñar.

 

La preñez  promedio para el rodeo  total, ha oscilado entre un 78% en periodos de sequía hasta un 85% en los años mejores.

 

Teniendo en cuenta la sanidad del rodeo, se dosifica con Saguaypicida en forma estratégica 3 veces al año.

 

A las recrías se les administran lombricidas, con frecuencias y a criterio de la observación. Luego del invierno se les administra algún tipo de engordador orgánico (maskill). Además de las vacunas reproductivas, se vacuna contra Leptospirosis, al entore, al diagnóstico y previo a la parición.

 

A los toros se les hace raspaje todos los años, controlando toda la sanidad cuando se ponen en venta como reproductores.

 

Estos campos tienen garrapata, por lo tanto se van rotando los principios activos con el fin de no crear resistencia. Se administran en invierno hasta la salida de primavera.

 

Sobre el uso de minerales, se suministraron  sales con alta concentración de fósforo.

 

A las vaquillonas se las dosifica con fósforo inyectable, administrando 3 dosis previo a la parición.

 

Las vaquillonas preñadas, consumen sales Cobalfosal en invierno hasta que llega la primavera.

 

Se realiza diagnóstico de gestación mediante el uso de ecografía sobre fines de  mayo.

 

Las pariciones se desarrollan  desde noviembre hasta enero.

 

 

Recrías

El destete se realiza en el periodo abril-junio, en este proceso se les enseña a comer, ración de 16% de proteína, al menos durante un mes, hasta junio.

 

En el primer invierno luego del período de racionamiento, se va sustituyendo la ración paulatinamente por Afrechillo de Arroz y condicionado por la disponibilidad de pasturas naturales, se pasan a verdeos de Raigrás  o Avena.

 

Tanto machos como hembras, son suplementados sobre Campo natural. Se pastorean verdeos en franjas durante 2 horas de mañana, y en la medida que haya disponibilidad de este forraje se aumenta el tiempo a 4 horas, parte de mañana y parte de tarde. 

 

El segundo invierno se pastorean sobre un potrero reservado y se suplementan con bloques protéicos, además de bloques de sales minerales.

 

Las terneras más livianas son tratadas en forma diferencial sobre rebrotes de Raigrás y mejoramientos,  para que el lote se empareje.

 

La idea es que llegue toda la generación a peso de entore. Antes del entore, se selecciona, las que siguen en el rodeo.

 

Las restantes, consideradas excedentes para reposición en el rodeo, van a mejoramientos y salen a la venta en primavera. La  idea es que ese animal,  debería lograr un valor genético similar a lo que podría ser la vaca gorda.

 

La productividad del Ejercicio 2012-2013 fue de 146 kg carne/ha.