Lluvias escasas al comienzo de otoño y copiosas al final

Durante el periodo comprendido entre el 15 de abril y el 15 de junio de 2019, el nivel de precipitaciones fue bajo hasta la segunda quincena de mayo cuando las lluvias comenzaron a ser frecuentes y voluminosas. Esta situación determinó que los suelos mantuvieran altos niveles de agua en el perfil.

Las temperaturas fueron superiores a los valores habituales para la época y las heladas agrometeorológicas fueron pocas y tardías.

La disponibilidad de agua de abrevadero para los animales durante los dos últimos meses ha sido suficiente. Muchos cauces naturales se han desbordado debido a las precipitaciones ocurridas en junio.

 

La disponibilidad de forraje fue alta

Hubo un periodo de lluvias escasas en abril, lo que afectó la disponibilidad de pasto de los campos naturales, fundamentalmente en el Este. En general, al término del informe la disponibilidad de forraje es mayor al habitual para este periodo, aunque se observa que está comenzando a disminuir su calidad y volumen, hecho normal para la época.

Los mejoramientos de campo han rebrotado, luego del periodo de bajas precipitaciones de abril.

La implantación de las praderas ha sido buena, si bien la siembra se retrasó en algunas zonas debido a la falta de precipitaciones. El aporte de las praderas ya instaladas, en general, ha sido alto.

Respecto a los verdeos, aquellos sembrados temprano ofrecieron  pastoreos otoñales anticipados y los sembrados más tarde, sobre fines de marzo, han tenido dificultad para su instalación y por ende, para ser pastoreados.

Debido a las precipitaciones continuas de finales de otoño, lo que provocó que el piso esté blando, se debe tener cuidado al ingresar animales a pastorear praderas y verdeos.

 

Muy buen estado del rodeo de cría

El estado del rodeo de cría ha evolucionado de acuerdo al estado de las pasturas y las decisiones de manejo adoptadas por los productores. La condición corporal de los animales que componen el rodeo es entre bueno y muy bueno, en la generalidad de los casos.

Los porcentajes de preñez, se espera que sean mayores a los de 2018. Gran parte de las preñeces se han dado en la segunda parte del entore, situación que se arrastra del déficit hídrico ocurrido en el verano 17/18, que determinó el atraso del periodo de servicio.

Los pesos de los terneros al destete fueron altos. Aquellos destetados anticipadamente, tienen un buen estado, favorecido por las condiciones otoñales.

Los animales que se invernan a pasturas, han tenido ganancias de peso altas al comienzo del otoño.

 

 

Descargar Informe completo